LA FIBRA ÓPTICA, UNA ALTERNATIVA RESPONSABLE CON EL MEDIO AMBIENTE

22-Sep-22

Gracias a la fibra óptica, actualmente podemos disfrutar de conexiones a gran velocidad, descargar y reproducir peliculas completas en alta definición en tan solo cuestión de segundos e incluso en otros sectores, como la medicina o la construcción, se han podido conseguir avances como herramientas quirúrgicas mucho más precisas y materiales de construcción traslucidos, pero no todos saben que la fibra óptica también es una alternativa más responsable con el medio ambiente que los tradicionales cables a base de cobre.

 

De acuerdo a Selectra Mx, el cableado de fibra óptica está formado por un núcleo de filamentos de cristal o algún tipo de plástico que ofrezca una gran nivel de translucidez y con un grosor muy similar a un cabello humano, la transmisión de la información la realiza en forma de pulsos de luz, por lo que es capaz de viajar a altas velocidades, de hecho un grupo de investigadores en Japón han sido capaces de establecer un nuevo récord superando 1 petabits por segundo utilizando un cableado de cuatro núcleos.

 

Pero las altas velocidades y baja latencia no son las únicas aportaciones que este cableado ofrece, pues en su fabricación uno de los elementos más empleados es el dióxido de silicio o sílice, un elemento que se encuentra fácilmente en la naturaleza principalmente en forma de arena, de hecho es el segundo elemento más abundante en el planeta, tan solo detrás del oxígeno, convirtiéndolo en un recurso realmente difícil de agotar.

 

Una vez fabricado el cable de fibra óptica resulta más eficiente, energéticamente hablando, en comparación con los cableados que usan núcleos de cobre, representando hasta un 80% de ahorro en la energía necesaria para la transmisión de datos, esto se debe a que a través de la fibra óptica no transita una corriente eléctrica sino un haz de luz y solo se requiere de electricidad en el nodo de origen y destino de la señal, por lo que con un uso adecuado, la fibra óptica puede representar una reducción en los gases de efecto invernadero ocasionados por la generación de energía eléctrica a base de combustibles fósiles.

 

Por otro lado, al transportar una corriente eléctrica el cableado de cobre sufre de calentamiento, el cual sino se controla, puede provocar incendios en algunos sistemas, por ello se han diseñado equipos suplementarios que se encargan de enfriar estas instalaciones, equipos que a su vez requieren de más energía para funcionar, incrementando la demanda, sin embargo al no generar calor la fibra óptica puede prescindir de dichos equipos de enfriamiento.

 

 

En cuanto a la resistencia, a pesar de los cableados de fibra óptica son menos flexibles que los de cobre, por lo que su manipulación debe realizarse con mayor precaución, la fibra sigue siendo más duradera en el tiempo, ya que esta no tiene que enfrentarse a los procesos de oxidación naturales en los metales, por lo que con un cuidado adecuado una instalación de fibra puede tener una mayor duración sin tener que generar desechos adicionales por el reemplazo del cableado.

 

Por último de acuerdo a Internet en Casa Mx, las compañías que ofrecen fibra óptica en México, requieren de menos infraestructura para instalar el servicio, ya que mientras los repetidores de señal en una instalación de internet a base de cobre deben colocarse a un máximo de 10 km de distancia, la fibra permite colocarlos hasta a 40 km disminuyendo la cantidad de repetidores necesarios entre un punto y otro sin comprometer la señal final.

 

Pero no todo son beneficios ya que el costo de la fibra es superior al de los cableados de cobre, razón por la aún no es posible hablar de una red con cobertura global, sin embargo sus beneficios son mayores, por lo que existen distintos proyectos tanto privados como gubernamentales que buscan ampliar la cobertura por todo el país, sin embargo el simple uso de un nuevo medio de conexión no es la solución definitiva contra el impacto negativo que hemos causado en el planeta, sino que debemos considerar cambiar nuestros hábitos de consumo.

Escrito por: Jesús Arturo Chávez Reyes

Las opiniones expresadas en el artículo son de exclusiva responsabilidad del autor y pueden no coincidir con las de la Organización Álvaro Núñez Solís.